Televisa miente

Posted: June 9, 2012 in Uncategorized
Televisa_miente

Esta imagen fue la lámina que Leopoldo Gómez mostró en Tercer Grado en la que, supuestamente, la cobertura de Marcelo Ebrard fue mayor que la de EPN. 

Aquí el link del monitoreo que hizo la revista “etcétera” en julio de 2009. 
Hay frases muy interesantes. Por ejemplo, y cito- “lo que entiende Televisa como ‘muy similar cobertura’ entre ambas entidades: 32 minutos y 47 segundos recibió Peña Nieto mientras que Marcelo Ebrard sólo 8 minutos´”.

El monitoreo es sólo por tres meses, pero es una muestra clara que no puede ser que en un año Marcelo haya tenido 15 horas de cobertura, por sólo cinco de Peña Nieto y seis de AMLO.

Si estamos hasta el copete de Peña Nieto es por la exagerada exhibición que ha tenido en los medios. Eso sin contar con la grosería de transmitir el Grito de Independencia de 2011 del Estado de México a nivel nacional.

http://www.etcetera.com.mx/articulo.php?articulo=615

Luz azul marina.

Posted: February 1, 2011 in Uncategorized

De aquella batalla entre la luz y el espejo el cielo cayó agotado. Drip. Drip. Drip. Drip.

Las gotas se hicieron agua. Drip. Drip. Drip. El agua se fusionó con la tierra. Drip. Drip. Nacieron las plantas. Drip. Drip.

Y en la arena del desierto cayó una gota. Drip.

La pequeña gota sufrió en un mundo reseco. Era incolora, pero amaba todo ese nuevo mundo ante sus ojos.

Decidió acercarse a una rosa y se vio inundada por un rojo intenso. Se acostó en la arena y su piel se volvió dorada.

Y su naturaleza comenzó a llenar de vida todo lo que tocaba.

Con sus manos mojadas de todos los colores dibujó un puente de acuarela que unía a las nubes y a la tierra y lo llamo arcoíris.

Del arcoíris bajó un vaquero galáctico, y le regaló una estrella.

Conforme fue creciendo se dio cuenta que en el fondo tomaba un color azul. Y que había vida dentro de ella.

El hombre le dijo, de ahora en adelante dime vaquero submarino.

Y se sumergió dentro de ella, donde cosecha estrellas marinas

Y ella se volvió luz en el mar.

 

 

La mujer del mar.

 

De aquella batalla entre la luz y el espejo el cielo cayó agotado. Drip. Drip. Drip. Drip.

Las gotas se hicieron agua. Drip. Drip. Drip. El agua se fusionó con la tierra. Drip. Drip. Nacieron las plantas. Drip. Drip.

Y en la arena del desierto cayó una gota. Drip.

La pequeña gota sufrió en un mundo reseco. Era incolora, pero amaba todo ese nuevo mundo ante sus ojos.

Decidió acercarse a una rosa y se vio inundada por un rojo intenso. Se acostó en la arena y su piel se volvió dorada.

Y su naturaleza comenzó a llenar de vida todo lo que tocaba.

Con sus manos mojadas de todos los colores dibujó un puente de acuarela que unía a las nubes y a la tierra y lo llamo arcoíris.

Del arcoíris bajó un vaquero galáctico, y le regaló una estrella.

Conforme fue creciendo se dio cuenta que en el fondo tomaba un color azul. Y que había vida dentro de ella.

El hombre le dijo, de ahora en adelante dime vaquero submarino.

Y se sumergió dentro de ella, donde cosecha estrellas marinas

Y ella se volvió luz en el mar.

 

I

Posted: January 24, 2011 in Uncategorized

Dibujo

Flor de la vida

Posted: January 19, 2011 in Uncategorized

Todo tiene un espacio, un reflejo que se asoma, que se repite y se ilumina.
Pero las sombras, como ausencia de luz, es lo que le da profundidad a las ramas del árbol, el árbol que cobija con su sombra a una luz luminosa,a una flor llena de vida.
Desde la libertad de sus formas, la flor se eleva, se multiplica, se rehace, un rehilete de colores.
A cada paso será luz, será fuente de vida. Con su simetría que se forma por líneas y espacios. Luces y sombras que coinciden en tiempo y espacio.
Eres flor de vida, asombrosa Luz.

Leí mar, era miel

Posted: January 12, 2011 in Uncategorized

El mar era de miel. En las noches, el mar de miel reflejaba a la hermosa luna del cielo. En las noches, el lobo sale a aullar.
Ambos entendieron que la forma de estar juntos era siendo libres, él en la tierra, y ella en el aire, y el mar se encagaría de unirlos.
El lobo sabe aullar, porque recordó que está en su naturaleza.
La luna sigue ahí, hermosa en el cielo. Con todas sus caras, todos sus momentos. Brillante o rodeada en un nube de misterio.
Y en la noche los dos beben del mar de miel.

Encuéntrame

Posted: January 11, 2011 in Uncategorized

Él llevaba cerca de media hora esperando que pasara algo. Caminó todo el andén, de ida y de vuelta un par de veces. Contó 242 pasos en ir de un extremo a otro; en total, calculó que habría dado 968 pasos de ida y vuelta. Pensó que si sumaba los que dio desde la entrada del metro tal vez había cumplido los mil. Habrían sido más si hubiera evitado pisar las rayas de los cuadros en el suelo.

Se sentó debajo del reloj, que marcaba las 12:28. Esperaba que pasara algo y pasaron muchas cosas: 15 trenes, 12 vagones por tren, cuatro puertas y tres ventanas por vagón. Mil 260 ojos de aquel dragón naranja del que sólo salían personas, personas humanas. Intentó hacer un cálculo de cuánta gente había visto en ese tiempo, pero de esa cifra complicada sólo recordó a 14 mujeres vestidas de rojo. Ninguna le llamó la atención.  Era tarde y se sentía perdido.

 

Esa mañana había llegado tarde a su trabajo. Prendió su computadora, como todas las mañanas, abrió su correo, un archivo de Word en blanco para comenzar a hacer su reporte financiero, revisó los índices de cotización de la bolsa de Japón y los cables de Notimex. Nada extraordinario.

Pero a las 11:35 llegó un mensaje:

De: Hood9red

Asunto: Encuéntrame

Estaré donde los duraznos son azules.

Besos, mi lobo.

“Duraznos azules”, pensó, “duraznos azules, duraznos azules, duraznos azules, duraznos azules. Piensa, piensa, piensa”. Cerró los ojos. “Duraznos azules, duraznos azules, duraznos azules, duraznos azules.

“¡Duraznos azules!”. Se tomó el cabello con las manos. Abrió los ojos y se levantó.

Escribió “Gracias” al final del archivo en Word en el que hablaba de sobre el nuevo préstamo del FMI a México. Tomó sus cigarros, se quitó la corbata y la tiró al cesto de la basura y salió sin escuchar las preguntas de su jefe rumbo a la estación Chabacano.

 

Cuando el reloj marcaba las 12:28 una mancha gris se le puso enfrente. Una chica le preguntó si sabía cómo llegar más rápido a la estación Balderas. Él dijo: “Por la Línea 3. O, no sé”, y se encogió de hombros, tratando de ver a una mujer en un vestido rojo que pasaba a su derecha. Pero no, no era ella.

Cerró los ojos. Pasaron unos minutos en silencio y el reloj seguía marcando las 12:28, fue entonces que se percató que no servía y pensó en que todo esto era un pésimo chiste.

Entonces se repitió lo que Hood9red le había dicho en alguno de esos correos electrónicos: “Cuando conoces al amor de tu vida”, dijo en voz alta, “el tiempo se detiene”. Volteó a su alrededor y la gente estaba inmóvil.

 

Se levantó y de sólo 10 pasos recorrió todo el andén hacia la salida. Esquivó la columna de fuego del payaso de la esquina y tomó el primer unicornio blanco que pasaba por ahí y se dirigió hacia el metro Balderas.

“Es ella, y no la vi. No la reconocí. ¿Por qué vestía de gris y no de rojo?”, se preguntó en voz alta.

Cuando el tiempo se detiene, la gente está inmóvil, lo que dejaba poco espacio para que el unicornio pudiera avanzar entre los autos varados.

“No llegaré a tiempo”, se dijo, así que tomó una burbuja de jabón y comenzó a soplar.

La burbuja creció tanto que explotó en millones de malvaviscos de colores formando un puente. “Estamos en un puente”, dijo el unicornio.

Mientras cruzaban el puente, él recogió un cable de un poste de electricidad y formó un lazo con el que comenzó a amarrar las estrellas que se encontraba a su paso, y las puso con cuidado en una caja llena de nubes.

A la mitad del camino una fresa explotaba en miles de fresas que volaban para meterse en los edificios de chocolate blanco que estaban al lado del puente de colores.

El camino llegaba hasta el caballo amarillo, que esperaba al unicornio blanco.

Pero él se bajó en donde vio una colina verde, iluminada por un gigantesco árbol de frutos azules. Duraznos azules.

Se acercó pero ella no estaba allí.

Decidió entrar al árbol que por dentro estaba lleno de espejos.

Una bola de arroz blanca iluminaba todo el lugar.

Se acercó a ella y le dio las estrellas y las nubes que había recolectado en el camino.

 

Entre todos los reflejos, una imagen de sí mismo le habló.

—¿Por qué no vestías de rojo?

—¿Yo tenía que vestir de rojo?

—Nadie dijo que iba a vestir de rojo.

—Es cierto. Oye tus alas son muy grandes.

—Son tuyas. ¿Quién es el lobo? —preguntó el reflejo.

—Yo soy el lobo. Oye, pero en el reflejo, no eres tú, soy yo —dijo él.

—Es para que me encontraras mejor. Sólo la libertad nos mantendrá unidos. Vuela, querido lobo. Encuéntrame.

 

Él abrió sus alas y los dos volaron.

 

Y todas las noches juegan a encontrarse.

 

 

Re-build your world

http://xtyan.tumblr.com/post/332062272/build-your-world-via-trotamundos